Raclettes

(24)

Sueña y disfruta con tu parrilla raclette

Una acogedora velada con amigos, una comida romántica para dos: durante todo el año, pero especialmente en otoño e invierno, la raclette es el plato perfecto. Una noche de raclette necesita poca preparación. Lo único que tienes que comprar para una raclette es la parrilla, el queso y los ingredientes. Después, cada invitado elegirá lo que le guste. Podrás rellenar las pequeñas sartenes de la parrilla raclette y la piedra caliente o la plancha tantas veces como quieras. Y tampoco tiene que ser siempre algo salado. Además de la raclette original con solo queso y pan, hay otras variaciones posibles con fruta, carne y verdura.

Desde una miniraclette hasta una maravillosa barbacoa

Tu estilo de vida y tus hábitos de alimentación son claves a la hora de encontrar el mejor juego de raclette. ¿La parrilla pequeña con solo dos sartenes resulta perfecta para ti o sueñas con un electrodoméstico que puedas usar no solo para preparar este tradicional plato de queso sino también para asar y cocinar a la plancha? Cuando tienes intención de comprar una parrilla raclette, es igual de importante saber si la vas a usar para preparar el plato tradicional suizo solo, en pareja o con tantos amigos como sea posible.

¿Qué se pone en la parrilla raclette?

¿Vegano, vegetariano o carne? Aquí, puedes disfrutar de tus preferencias personales. El queso raclette original podría ser un ingrediente básico clásico, pero además de este, otro queso vegano podría dar también buen resultado en la delicada fusión típica de la raclette. Junto con su queso especial, los vegetarianos pueden optar por verduras picadas o de tamaño pequeño, como tomates cherris, pimientos o calabacines para asar o gratinar. Las salchichas para parrilla se pueden cocinar tanto en la piedra caliente como en la plancha, igual que los cortes de carne de ternera, cerdo y aves de corral resultan perfectos para freír en las sartenes. Tú decides si optas por las salsas caseras o prefieres comprar algo rápido en el supermercado. Este plato queda mucho mejor si se sirve con una selección de panes o patatas.

¿De dónde es originaria la raclette?

Los suizos, por supuesto, afirman que ellos inventaron este famoso plato. Pero, ¿de dónde es originaria la raclette? La respuesta suiza a esta pregunta seguramente será: del cantón de Valais. De hecho, según las tradiciones, la historia de este plato de queso se remonta a la Edad Media. Los primeros registros escritos que hablan del queso fundido como un plato original datan de principios del siglo XIX, donde se menciona el queso asado. Se trataba de una comida informal que se preparaba rápidamente porque los ingredientes siempre estaban disponibles, incluso para los pastores. La comida sencilla se convirtió pronto en un banquete. La raclette original con queso y pan sabía aún mejor cuando se agregaba un toque de kirsch o vino blanco al queso. Ahora el bündnerfleisch, los encurtidos mixtos y otros productos en vinagre junto con las patatas pequeñas y tiernas son también componentes fundamentales de la raclette suiza.

Raclettes y más: la mejor parrilla para ti

En la parrilla de queso tradicional, se usa un trozo de queso, que se funde y resulta especialmente cremoso. Los ingredientes se colocan en una pequeña plancha situada sobre el queso. La parrilla de mesa raclette es conocida por el plato de queso. Ahora entran en juego las pequeñas sartenes. Su recubrimiento antiadherente permite una fácil limpieza. Las planchas con un recubrimiento especial también facilitan esta tarea. Tú decides si prefieres las placas de la parrilla raclette en piedra o en metal: el metal se calienta más y la corteza se vuelve más crujiente; por otra parte, una placa de piedra guarda el calor durante más tiempo, lo que garantiza un chisporroteo y una cocción suaves. Visualmente, la piedra es totalmente impresionante.

Si prefieres un dispositivo con más funciones, por ejemplo, para ahorrar espacio en la cocina, también encontrarás opciones. Con dos partes que se pueden calentar por separado, podrás encender la parrilla Vario cuando sea necesario. Si solo sois dos, con una mitad será suficiente. Si vienen tus amigos, este dispositivo te permitirá aumentar la actividad. Algunos modelos de tamaño de mesa sirven para preparar raclette y fondue, por lo que podrás decidir en el momento qué plato prefieres. Puede que un dispositivo multiuso también te resulte interesante. Solo tienes que cambiar las placas y podrás usar la plancha, el molde para patatas fritas y tortitas o la placa de piedra para filetes y verduras. Puedes incluso pedir la parrilla combinada con un horno para pizzas. ¡Que empiece la fiesta!

Ocasiones tradicionales para una raclette

Este plato de queso es especialmente popular durante las vacaciones de Navidad y en Nochevieja. El hecho de que requiera poca preparación y se cocine en poco tiempo ha contribuido, sin duda, a su popularidad. Incluso aunque estos días sean muy ajetreados, sigue quedando tiempo para comprar la carne, picar las verduras y llenar los tazones a juego con pepinillos, encurtidos mixtos y salsas. Además, este plato suizo es una excelente comida cuando tienes invitados. Deja espacio suficiente para poder charlar y disfrutar de una reunión amistosa y relajada. Todo el mundo podrá comer la cantidad que quiera de lo que más le guste. En una raclette de Navidad, los cocineros pueden relajarse y esperar a la entrega de regalos. La raclette de Nochevieja dura tradicionalmente hasta justo antes de medianoche. Los ingredientes se agregan continuamente hasta que a las doce en punto se celebra la llegada del año nuevo. Sin embargo, no tienes que restringir el uso de la parrilla de queso solo a las vacaciones. Es útil cuando tienes invitados inesperados; además, siempre puedes tener en la despensa los ingredientes más importantes.

La raclette es fácil de limpiar

Al igual que comer una raclette, todo el proceso es rápido y sencillo. Las placas desmontables se pueden limpiar y enjuagar con facilidad. A menudo, las sartenes para el queso son aptas para el lavavajillas. Es importante que elimines cuidadosamente la grasa que haya caído por los lados para evitar olores desagradables la próxima noche que prepares queso. No es necesario utilizar productos especiales de limpieza. Normalmente es suficiente con una esponja suave y agua para aclarar. Si quieres que la limpieza sea aún más fácil, engrasa ligeramente la plancha y las sartenes antes de utilizarlas. Para dar la vuelta a la comida, utiliza pinzas que no arañen la superficie del material. Para las sartenes, hay espátulas especiales, que generalmente vienen incluidas en el juego, pero también se pueden comprar por separado. Con estas espátulas podrás pasar tus creaciones de la parrilla al plato sin dañar el recubrimiento de la superficie.

Hacia arriba