Radiador de aceite: calefacción segura, eficiente y económica

Calor uniforme, constante y ahorro energético. Estas son las características esenciales que normalmente buscamos a la hora de elegir un método de calefacción, y las estufas de aceite las ofrecen todas. Cuando se acercan los meses fríos hay que estar preparado, y sin duda, los radiadores de aceite se encuentran entre los mejores dispositivos para calentar estancias, gracias a su elevada masa térmica.

A diferencia de las estufas tradicionales, los modernos radiadores de aceite se han convertido en un aliado fundamental para la calefacción de nuestros hogares, en virtud de la seguridad que ofrecen en cuanto a prevención de incendios, pero sobre todo gracias al ahorro energético que se obtiene mediante el uso de aceite, que mantiene la temperatura del ambiente más estable.

Descubra en nuestra galería de productos el radiador de aceite que mejor se adapta a sus necesidades en cuanto a potencia, funcionalidad y diseño. Todos equipados con ruedas para un fácil traslado de una habitación a otra, y con controles accesibles e intuitivos, nuestras estufas de aceite te sorprenderán por su rendimiento y por un precio absolutamente asequible. Sigue leyendo para conocer más sobre su funcionamiento y los principales aspectos a tener en cuenta, para hacer la mejor elección de compra y pasar los meses más fríos disfrutando siempre de una temperatura óptima en casa.

Cómo funciona un radiador de aceite

Las estufas de aceite, como su nombre lo indica, tienen en su interior un fluido que actúa como acumulador de calor y permite su posterior funcionamiento: el sistema de calentamiento del fluido subyacente, al igual que otros calefactores, se basa en una resistencia eléctrica. La superficie del radiador, que tiene la función de transferir calor en la habitación, puede ser de acero o aluminio. Este dispositivo funciona por radiación, y el calor que emite es capaz de cubrir espacios pequeños.

Obtenga más información sobre cómo funciona el radiador de aceite, el convector, el panel radiante y otros calefactores, en la guía para calefactores eléctricos de Klarstein.

Aspectos a tomar en cuenta al comprar un radiador de aceite

Los radiadores de aceite eléctricos son un sistema de calefacción móvil, cuya instalación no requiere grandes obras ni grandes inversiones. Sin embargo, esto no significa que no debas prestar atención a sus características, empezando por el tamaño y la potencia, que debe ser el primer aspecto a tener en cuenta a la hora de elegir un radiador de aceite, para evitar problemas en el futuro.

Dimensiones del radiador de aceite

Antes de comprar, es muy importante tener en cuenta el lugar o la habitación donde pretende instalarlo. Hay radiadores de aceite de diferentes tamaños, entre los que destacan los radiadores portátiles, muy ligeros, fáciles de transportar, y se adaptan muy bien a todas partes gracias a su reducido tamaño. Luego están los radiadores de mesa, que, como su nombre indica, son los mejores para colocar en este tipo de muebles, al tener una huella extremadamente reducida.

Potencia del radiador

La potencia del radiador aceite afecta directamente el rendimiento del aparato. Algunos modelos tienen una potencia altísima, pero al final en cuanto a prestaciones, lo que importa siempre es el tamaño del espacio en el que operan. En términos generales, la fórmula para determinar la potencia requerida equivale a 100 vatios por metro cuadrado de espacio. La regla es eficiente y fácil de aplicar, solo recuerda que una habitación aislada o con techos altos puede ser un poco más difícil de calentar. En este caso, el nivel de potencia por metro cuadrado puede llegar a 120 vatios, y para espacios de más de 15 metros cuadrados, un radiador de aceite de 1500 vatios funcionará, aunque es posible que deba encenderse antes.

Interfaz de control y termostato

Para los usuarios conscientes de los detalles que desean tener un control absoluto sobre la temperatura ambiente, este es un factor importante. Por supuesto, los mejores radiadores de aceite le permiten controlar la temperatura que irradian de una forma u otra, pero la forma en que lo hacen puede variar.

Desde un simple limitador que no permite que la temperatura suba unos pocos grados, hasta termostatos con interfaz gráfica que nos permitirá fijar exactamente la temperatura requerida. A la hora de elegir, a mayor control que se pretende ejercer sobre la temperatura, mayor será el detalle de las opciones que ofrece el termostato y su interfaz. Algunos de los modelos más avanzados de radiador de aceite eléctrico que puedes encontrar en la tienda online de Klarstein están equipados con una pantalla LED táctil, que te permite gestionar fácilmente las funciones principales y ajustar digitalmente la temperatura deseada.

La seguridad

Los radiadores de aceite se encuentran entre los dispositivos más seguros para calentar habitaciones, sin embargo, nunca hay demasiadas precauciones. Es por eso que la mayoría de los modelos cuentan con algún tipo de mecanismo para aumentar la seguridad. El más común es el sistema de desconexión automática por sobrecarga, es muy recomendable asegurarse de tener esta característica en su radiador para que se desconecte cuando se detecte un pico de potencia o sobrecalentamiento.

Una recomendación extra de seguridad: es importante prestar mucha atención al cable del radiador, no solo comprobando que la longitud del cable da libertad al radiador, sino también que el material sea resistente y revestido, y que se mantenga siempre lo más lejos posible.

En el caso de que se utilice el calefactor de aceite, por ejemplo, para ayudar a secar la ropa, es importante tener cuidado de no dejar ropa y otros materiales potencialmente inflamables demasiado cerca.

Radiadores de aceite: ¿que ventajas y desventajas tienen?

Estos dispositivos tienen varias ventajas, entre las que destaca sin duda el ingenioso sistema de conservación de calor, de gran utilidad en varias ocasiones. Una vez apagado, de hecho, un radiador lleno de aceite sigue emitiendo calor durante unos 40 minutos. Por supuesto, otra ventaja es la comodidad del transporte, también facilitado por la presencia de cómodas ruedas.

Desde el punto de vista del consumo, la presencia de un termostato permite un mayor ahorro energético: Todos los radiadores de aceite que encuentres en nuestra tienda online están equipados con él, facilitando la programación del dispositivo y la elección de la temperatura ideal a alcanzar como un objetivo térmico.

Los radiadores de aceite son extremadamente silenciosos y no producen ningún residuo, en ocasiones ni siquiera se notan, y además el procedimiento de limpieza es rápido y sencillo, simplemente frotando la superficie con un paño húmedo. Finalmente, son relativamente baratos, a pesar del rendimiento que ofrecen.

Sin embargo, como cualquier producto, los radiadores de aceite tienen algunas desventajas, que creemos que es correcto mencionar: entre ellas, un proceso de calentamiento tardío, al menos en comparación con los convectores y paneles radiantes infrarrojos y no son adecuados para calentar espacios grandes.

Hacia arriba