Neveras para vinos

Neveras para vinos

Neveras para vinos (61)

Encontrar la nevera para vinos adecuada

Un burdeos potente, un refrescante riesling o un champán espumoso: un suministro bien abastecido de buen vino es el sueño de cualquier amante de las bebidas espirituosas. Para que estos tesoros duren mucho tiempo y no pierdan sus cualidades, deben almacenarse de una manera especial. Sin embargo, no todo el mundo tiene en su casa una bodega oscura y óptimamente aclimatada, en cuyo caso la solución es una nevera para vinos, también llamada vinoteca. El almacenamiento adecuado del vino exige consideraciones especiales; cuando un vino se estropea debido a un almacenamiento incorrecto, es una terrible pérdida, especialmente con vinos excepcionales. Una nevera para vinos diseñada profesionalmente asegura las condiciones óptimas para que el vino madure tranquilamente y desarrolle su aroma por completo. En nuestra gama de productos hay diferentes modelos y funciones entre las que elegir.

¿Cómo funciona una vinoteca?

Una nevera para vinos o también llamada vinoteca se diferencia significativamente de las neveras convencionales que se pueden encontrar en cualquier cocina. Permite el almacenamiento de botellas a oscuras, ya que la radiación ultravioleta y las luces de neón deterioran el vino. Los aspectos principales del almacenamiento son la temperatura y la aclimatación. Incluso si una casa tiene sótano, este a menudo no contará con la temperatura y condiciones climáticas adecuadas para funcionar como bodega. El vino debe guardarse a una temperatura específica y sobre todo constante. Con una nevera para vinos, esto se puede ajustar y revisar de manera óptima. También proporciona la humedad requerida de un 70 %, lo que previene que los corchos se sequen y protege al vino de la evaporación. Del mismo modo, una vinoteca debe proporcionar la ventilación necesaria para su valioso contenido. El vino no debe guardarse con comida ya que éste debe poder respirar y podría absorber los sabores de otras sustancias a través del corcho, lo que eventualmente podría estropearlo. Por lo tanto, la vinoteca no debe usarse para guardar comida abierta. Además, el vino debe reposar, y no debe moverse o someterse a vibraciones. Por lo tanto, una nevera de vinos está equipada con baldas especiales en las que las botellas de vino se almacenan en una posición fija. Los diversos modelos de nevera para vinos del mercado ofrecen variedad de tamaños, precios y funcionalidades. Además de la clásica vinoteca, también están las llamadas vitrinas de templado de vino. Sin embargo, estos dos modelos no deben confundirse, ya que tienen funciones diferentes: mientras que la vinoteca se usa para el almacenamiento permanente o a largo plazo de vinos y habitualmente dispone de varias zonas de temperatura, la vitrina de templado se usa para alcanzar rápidamente la temperatura adecuada para servir el vino antes de su consumo.

¿Qué es una nevera para vinos de 2 zonas?

Dependiendo del tipo de uva, los requisitos para un almacenamiento y temperatura de consumo óptimos varían. El vino tinto, el blanco, el rosado y el champán deben almacenarse a distintas temperaturas en una nevera para vinos. El vino tinto potente y con cuerpo desarrolla su aroma entre los 15 °C y los 18 °C. Por otro lado, el vino blanco necesita una temperatura de almacenamiento ligeramente más baja, entre los 11 °C y los 14 °C. La temperatura óptima de almacenamiento para rosados está entre los 7 °C y los 12 °C. El champán y el sekt a menudo se guardan con el suministro de vino y los espumosos necesitan una temperatura de entre 5 °C y 7 °C. Para poder guardar distintos vinos en la misma vinoteca, muchos modelos incorporan varias zonas de temperatura. El modelo más común es la nevera para vinos de 2 zonas. Por ejemplo, permiten guardar vino tinto y vino blanco en la misma nevera pero a diferentes temperaturas.

¿Qué debes tener en cuenta a la hora de comprar?

Antes de comprar una vinoteca, es importante decidir cómo y cuánto se va a usar. Los puntos a continuación te servirán de orientación:

  • Sitio y tamaño: antes de entrar en consideraciones técnicas, deberías considerar cuántas botellas quieres acomodar y donde vas a colocar finalmente la vinoteca. ¿Debería instalarse como nevera incorporada en un bar o cocina pequeña, o debería ser un modelo independiente? Como parte de esta decisión, también debes tener en cuenta en qué dirección se abre la puerta de la nevera.
  • Clase climática: para asegurar que la vinoteca siempre refrigera de forma fiable, la temperatura ambiente también es importante. La clase climática de una vinoteca indica en que temperatura ambiente el aparato puede refrigerar su contenido.
  • Gama de funciones: el aspecto más esencial es la gama de funciones. ¿Necesitas una refrigeración de 2 zonas? ¿O solo sueles beber un tipo de vino y una sola zona es suficiente? Asegúrate también de que la nevera para vinos protege tu valioso contenido de la radiación ultravioleta y perturbaciones. Es especialmente importante que pueda ajustar la humedad y la temperatura con exactitud de acuerdo con tus deseos y necesidades. Para este fin, la nevera para vinos debería contar con un termómetro para poder medir la temperatura y un medidor de humedad (higrómetro).
  • Coste y consumo: un último pero importante factor es el coste de tener una vinoteca. Además del desembolso inicial, hay costes continuados por el consumo de energía del aparato. Cuanto mejor sea la categoría de eficiencia energética, menor será el consumo energético anual.

Funfacts

¿Sabes realmente cuál es la diferencia entre champán, sekt y prosecco?

Sekt es un vino espumoso de al menos un 10% de alcohol, en el que el ácido carbónico se produce por el proceso natural de fermentación. Si la fermentación tiene lugar directamente en la botella, entonces pertenece a la clase de vinos producidos en regiones vinícolas específicas, como el célebre champán. Este recibe su nombre de la zona en la que se origina, Champaña, en el norte de Francia. Y, por cierto, el prosecco no es una variedad aparte, sino un espumoso de la zona de Venecia.

¿Sabías que hay más de una manera de abrir una botella de vino sin un sacacorchos?

Si quieres un vaso de vino pero no tienes un sacacorchos a mano, hay unos cuantos trucos para ayudarte a que aun así puedas descorchar la botella. Una manera es poner la botella en un zapato y entonces golpearla cuidadosamente con la suela contra una pared. Debido a las sacudidas repentinas, el corcho saldrá poco a poco de la botella. Pero ten cuidado: si golpeas demasiado fuerte, ¡acabarás con un zapato empapado y una botella de vino rota! Otra posibilidad es descorchar con un tornillo o una llave. Simplemente clava el tornillo o llave cuidadosamente en el corcho y haz palanca o tira. Si ninguno de estos métodos te sirve de ayuda, puedes simplemente empujar el corcho hacia dentro de la botella con algún objeto sólido. ¡Salud!

¿Sabías que durante la ley seca había maneras de hacer vino?

Vender concentrado de uva advirtiendo explícitamente de no dispersarlo en agua y almacenarlo 20 días porque se convertiría en vino era perfectamente legal. ¡Muy astuto!

Hacia arriba