Placas vitrocerámica

Cocina vitrocerámica

Si te gusta pasar mucho tiempo en tu cocina y cocinar a diario, elegir la placa de cocina adecuada no es un detalle menor. Una encimera es un electrodoméstico que, dada su utilidad e interactividad con el usuario, le da un cierto carácter a la cocina, enriqueciéndola con personalidad y aportando belleza a un estilo moderno. Por ello, prestamos mucha atención a la estética de la encimera, que con sus líneas modernas y esenciales puede hacer lucir genial incluso la zona de cocción más anónima.

Una cocina vitroceramica, en particular, es un sistema de cocción en el que hay un vaso entre la fuente de calor y la olla o sartén a calentar. La introducción de la vitrocerámica ha supuesto una renovación total en la cocina, tanto en cuanto a diseño como a funcionalidad, ya que es más cómoda de limpiar y cuenta con indicadores de calor que avisan que las placas se mantienen calientes, lo que permite ahorrar energía.

En Klarstein puedes encontrar a la venta diferentes modelos de vitrocerámicas, diseñadas para garantizar la máxima funcionalidad y fabricadas con materiales de calidad para asegurar la máxima durabilidad. Sigue leyendo para conocer cuáles son sus principales características y aprovecha nuestras ofertas en vitrocerámicas.

¿Cómo funciona una vitrocerámica?

Las placas de vitrocerámica funcionan siguiendo un principio muy simple: la base sobre la que se apoya la cocina se calienta mediante placas radiantes que a su vez se calientan mediante un elemento calefactor capaz de alcanzar altas temperaturas. La vitrocerámica puede funcionar mediante placas radiantes o placas halógenas. En el primer caso, un elemento calefactor circular dentro de la encimera halógena, cuando se calienta, transmite su calor a la vitrocerámica y de ésta a la cocina. El proceso de calentamiento de esta manera no es muy eficiente, porque el calor debe pasar primero del elemento calefactor a la vitrocerámica y luego de esta a la cocina.

En el segundo caso, sin embargo, el calor se desarrolla empleando luces halógenas de alta potencia. De esta manera, se logra una eficiencia mucho mayor, de aproximadamente un 58%. Esta solución tiene la ventaja de reducir el consumo de electricidad y asegurar una gran eficiencia durante la cocción. La temperatura de estos aparatos se puede ajustar mediante controles táctiles.

Un sistema u otro difiere en cuanto al impacto en la factura y la velocidad con la que los quemadores alcanzan la temperatura de cocción. Por lo demás, ambos están equipados con una superficie antirrayas y muy resistente a temperaturas muy altas: un detalle importante, no solo porque es fácil de usar y mover varias ollas sin dañar la placa, sino también porque será fácil limpiar la superficie de la vitrocerámica con un raspador en caso de que los alimentos se incrusten al quemarse en el borde de los platos.

¿Por qué elegir una vitrocerámica? Pros y contras

Cuando se decide comprar e instalar una placa vitrocerámica, no se deben pasar por alto varios aspectos, empezando por el impacto real en la factura de consumo, el tamaño de la placa y la relativa facilidad de conectar la placa al sistema empotrándola en el compartimento especial de la cocina.

La razón más importante para elegir una placa vitrocerámica, ya sea eléctrica o electromagnética, es que te permite cocinar cuando no hay una conexión de suministro de gas en las inmediaciones. Por lo tanto, es indispensable si deseas trasladar el área de cocción a la cocina de la isla, o si deseas crear una cocina donde no se instaló originalmente, como un patio o un ático.

La vitrocerámica es muy resistente al calor - puede alcanzar hasta 800 ° C - y a los choques térmicos: esto significa que incluso en el caso de que se arroje agua fría sobre la superficie calliente, el material permanecerá intacto. Las placas de vitrocerámica son especialmente adecuadas para cocinas donde no es posible hacer funcionar las tuberías de gas, como cocinas con isla, cocinas de taberna o áreas de cocina al aire libre.

Las placas de vitrocerámica tienen muchas ventajas, como la ausencia de llama, una mayor estabilidad de las ollas y sartenes y una extrema facilidad de limpieza. Por otro lado, antes de comprar una vitrocerámica, también debes considerar lo siguiente:

  • Suelen ser más caras que las tradicionales placas de gas

  • La superficie se calienta y hay que tener cuidado de no quemarse

  • Requieren una cantidad sustancial de electricidad para su funcionamiento, con un impacto tangible en tu factura

Qué tener en cuenta antes de comprar tu vitrocerámica

Para elegir tu vitrocerámica ideal los parámetros a tener en cuenta no son muchos, pero todos son importantes. Son el tipo de instalación, los materiales utilizados, el tamaño de la encimera, el número y tipo de quemadores, el consumo energético, los controles disponibles, el diseño y el mantenimiento.

Instalación

Una de las diferencias estéticas más importantes entre las cocinas vitrocerámica, es la que existe entre los modelos empotrados y elevados. Como sugieren los nombres, el primero está diseñado para permanecer dentro del borde del mueble de la cocina en el que se insertarán, mientras que los elevados se pueden insertar varios centímetros por encima de la superficie de trabajo. A nivel práctico, no hay diferencia en cuanto al funcionamiento de la placa calefactora.

Materiales

Todas las encimeras halógenas tienen una superficie vitrocerámica debajo de la cual se colocan las lámparas. En cambio, algunos modelos radiantes pueden estar hechos de acero inoxidable con elementos calefactores expuestos directamente. Estos productos pueden ser más económicos que sus homólogos de vitrocerámica, pero sin una placa perfectamente nivelada que proteja los elementos calefactores, son más difíciles de limpiar.

Tamaño

Como ocurre con las placas de cocción tradicionales, no todos los modelos se adaptan a todas las cocinas. Las vitroceramicas 4 fuegos más comunes están diseñadas para tener dimensiones comparables a las de sus homólogos de gas, pero si deseas tener más encimeras disponibles, asegúrese de que el ancho de la encimera sea compatible con lo que está disponible en el hogar.

Número de superficies de cocción

Conocer el número de superficies de cocción de una placa eléctrica es fundamental para saber cuántos platos o condimentos se pueden preparar o calentar al mismo tiempo. Los modelos más populares tienen cuatro quemadores, pero en nuestra galería de productos, también encontrarás modelos como la vitrocerámica 2 fuegos, más compactos e ideales para espacios reducidos.

Consumo

Las placas vitrocerámica son más prácticas y seguras que las de gas, pero el consumo de energía no es necesariamente menor. Los valores a mantener bajo control antes de la compra son los vatios totales de los que puede disponer el producto, junto con los vatios máximos absorbidos por los quemadores individuales. La razón es simple: usar varios quemadores al mismo tiempo y a plena potencia podría ser incompatible con su suministro eléctrico y sobrecargar el sistema.

Control

Los mandos de una vitrocerámica juegan un papel especialmente importante en tu elección final, ya que a diferencia de los de un modelo tradicional suelen ser de tipo táctil. Su practicidad, por tanto, depende de las funciones que ofrezca el producto y de la habilidad de los ingenieros para simplificar su uso: por eso, antes de comprar, es necesario dedicar unos minutos más a fijarse en este detalle.

Diseño

Basado principalmente en superficies vitrocerámicas, el diseño de las placas no difiere mucho de un producto a otro, con cambios sustanciales representados principalmente por la disposición de los quemadores y los controles. La única excepción la representa la placa vitrocerámica portátil, para quienes deseen disfrutar de flexibilidad a la hora de cocinar. Puedes usar una vitrocerámica portátil en el parque, en una fiesta en el jardín o en áreas diferentes de tu casa.

Mantenimiento

El mantenimiento de la vitrocerámica es mucho más sencillo que el de los modelos híbridos con cocinas de gas o modelos con elementos calefactores expuestos directamente. En los primeros bastan unas pasadas de esponja y detergente (cuidando que la superficie no sea incandescente); en el resto de modelos, en cambio, también se debe prestar atención a los elementos calefactores, quemadores y boquillas de gas.

Completa tu cocina con:

Hacia arriba