Tanques de agua caliente

Acumulador de agua caliente ENDURAHEAT SMART 80 | Volumen 80 litros | 1500 W
Acumulador ENDURAHEAT SMART 80 1 47,5 cm 45 cm
303,99 €
Acumulador 50 litros ENDURAHEAT MAX 50 máx. 75°C 1500 W
Acumulador 50 litros ENDURAHEAT MAX 50 0 40,5 cm 17,1 kg
192,99 €
Acumulador 80 litros ENDURAHEAT MAX 80 máx. 75°C 1500 W
Acumulador 80 litros ENDURAHEAT MAX 80 0 47,5 cm 23,7 kg
136,99 €
Acumulador de agua caliente ENDURAHEAT SMART 30 | Volumen 30 litros | 1500 W
Acumulador de agua ENDURAHEAT SMART 30 1 36,5 cm 340 cm
208,99 €
Acumulador 30 litros ENDURAHEAT MAX 30 máx. 75°C 1500 W
Acumulador 30 litros ENDURAHEAT MAX 30 0 36,5 cm 34 cm
170,99 €
Acumulador de agua caliente ENDURAHEAT SMART 50 | Volumen 50 litros | 1500 W | SMART
Acumulador agua caliente ENDURAHEAT SMART 50 1 40,5 cm 38 cm
236,99 €

Calentadores de agua y calderas disponibles en Klarstein

Los calentadores de agua son componentes esenciales de la tecnología doméstica moderna y contribuyen significativamente al confort del hogar. Sirven para almacenar y suministrar agua caliente para el uso diario en hogares, empresas o incluso en instalaciones industriales. El almacenamiento del agua en estos recipientes permite un suministro eficiente y optimizado en energía, ya que el agua se calienta de manera centralizada y se puede extraer sin demora cuando sea necesario.

El funcionamiento de un calentador de agua se basa en el principio de absorción y almacenamiento de energía térmica. El agua se calienta a una temperatura específica mediante diversas fuentes de energía, como gas, petróleo, calefacción eléctrica, sistemas de energía solar térmica o calefacción urbana, y se mantiene en el depósito aislado. El buen aislamiento garantiza que el agua permanezca caliente durante un período prolongado y se minimicen las pérdidas de energía.

Existen diferentes tipos de calentadores de agua adaptados a las necesidades y requisitos de cada hogar o instalación. Estos incluyen, entre otros, la caldera clásica, que almacena agua directamente calentada, y el depósito indirecto, que está conectado al sistema de calefacción a través de un intercambiador de calor.

En general, los calentadores de agua son imprescindibles para un suministro sostenible y cómodo de agua caliente. No solo permiten el acceso inmediato a agua caliente, sino que también respaldan sistemas de calefacción eficientes en energía al optimizar, por ejemplo, el uso de energía solar o el exceso de calor de otros procesos.

Tipos de calentadores de agua

Cuando te ocupas del suministro de agua caliente en tu hogar o en una propiedad comercial, te encontrarás con diferentes tipos de calentadores de agua. Estos depósitos están diseñados para almacenar agua caliente y proporcionarla según sea necesario. Según tus requisitos y el sistema de calefacción existente, puedes elegir entre varios tipos. Aquí están los tipos más comunes que debes tener en cuenta:

Caldera o acumulador eléctrico

Este tipo de calentador de agua funciona eléctricamente. Calienta el agua mediante energía eléctrica. A menudo los encontrarás en hogares sin suministro centralizado de agua caliente. Son fáciles de instalar y no requieren conexión con otros sistemas de calefacción. Sin embargo, su funcionamiento puede ser más costoso, ya que la electricidad suele ser más cara en comparación con otras fuentes de energía.

Calentador de agua a gas o a aceite

Estos utilizan gas o aceite como fuente de energía para calentar el agua. Están conectados a tu sistema de calefacción central y pueden ser una solución rentable, especialmente si ya utilizas gas o aceite para la calefacción del espacio.

Depósito solar

Si deseas utilizar energía solar, un depósito solar es la elección correcta. Almacena el agua calentada por sistemas solares térmicos. Estos depósitos son particularmente respetuosos con el medio ambiente y pueden reducir los costos operativos al aprovechar la energía gratuita del sol.

Depósito acumulador

Los depósitos acumuladores se utilizan a menudo en combinación con sistemas de calefacción como bombas de calor o calderas de biomasa. Almacenan el calor producido por el sistema de calefacción y lo liberan según sea necesario para el sistema de agua caliente y/o los circuitos de calefacción.

Depósito combinado

Estos depósitos multifuncionales combinan el almacenamiento de agua caliente y el almacenamiento acumulador. Te permiten almacenar y gestionar de manera eficiente tanto el calor para el sistema de calefacción como el agua caliente sanitaria. Son especialmente útiles si deseas utilizar varias fuentes de calor simultáneamente, como la energía solar y una bomba de calor.

Calentador de paso

Aunque no es un depósito en el sentido clásico, los calentadores de paso son una alternativa a los calentadores de agua. Calientan el agua directamente al momento de la extracción y ofrecen agua caliente según demanda. Esto puede ser una solución eficiente en energía en algunas situaciones, ya que no es necesario almacenar agua de antemano.

Al elegir el calentador de agua adecuado, ten en cuenta tus necesidades personales, el tamaño de tu hogar y la disponibilidad de fuentes de energía. A menudo es recomendable consultar a un profesional que pueda ayudarte con la dimensionamiento y selección del sistema óptimo.

Comprar un calentador de agua: ¿Qué debes tener en cuenta?

Al comprar un calentador de agua, hay varias cosas a tener en cuenta para encontrar una solución que se adapte a tus necesidades y sea eficiente en energía. Aquí hay puntos importantes que debes considerar antes de la compra:

Determina tus necesidades

Calcula las necesidades diarias de agua caliente: ¿Cuántas personas viven en el hogar? ¿Con qué frecuencia se duchan o se bañan? ¿Necesitas una capacidad de 80 litros, 50 litros o 30 litros?

Ten en cuenta las horas pico: ¿Hay momentos en los que se necesita especialmente mucha agua caliente?

Elige el tamaño adecuado

Volumen de almacenamiento: Un depósito demasiado pequeño provoca escasez, mientras que uno demasiado grande genera costos de energía innecesarios. Consulta si es necesario para determinar el tamaño óptimo.

Considera la eficiencia energética

Aislamiento: Asegúrate de tener un buen aislamiento térmico para minimizar las pérdidas de calor.

Clase de eficiencia energética: Los dispositivos modernos a menudo están etiquetados con una clase de eficiencia energética. Elige un modelo con una alta clase de eficiencia para ahorrar costos a largo plazo.

Decide según el tipo de energía

Fuente de energía: Piensa en las fuentes de energía disponibles (electricidad, gas, solar, etc.) y cuál es la más económica y respetuosa con el medio ambiente.

Verifica las condiciones de instalación

Espacio necesario: Asegúrate de tener suficiente espacio para la instalación del depósito.

Conexiones: Verifica si las conexiones de agua y energía necesarias están disponibles en el lugar de instalación.

Apuesta por la calidad y durabilidad

Materiales: Los materiales de alta calidad como acero inoxidable o acero esmaltado pueden prolongar la vida útil del depósito.

Garantía y servicio: Infórmate sobre las garantías y el servicio al cliente.

Ten en cuenta los costos operativos

Mantenimiento: Algunos tipos de depósitos requieren mantenimiento regular. Investiga sobre los costos de mantenimiento asociados.

Consumo de electricidad: En el caso de depósitos eléctricos, el consumo de electricidad es un factor de costo crucial.

Considera la posibilidad de combinaciones

Compatibilidad con otros sistemas de calefacción: Algunos depósitos se pueden combinar con paneles solares o bombas de calor para aumentar la eficiencia energética.

Compara ofertas

Relación calidad-precio: Compara diferentes modelos y ofertas. El calentador de agua más barato no siempre es la mejor opción.

Al tener en cuenta estos puntos, encontrarás un calentador de agua que no solo cubrirá tus necesidades, sino que también será económicamente eficiente y respetuoso con el medio ambiente a largo plazo. No dudes en consultar a expertos para tomar la mejor decisión para tu situación.

Hacia arriba