Neveras y congeladores

Nevera Klarstein: eficacia y calidad para conservar tus alimentos

Hoy en día, muchas familias logran sobrevivir sin una aspiradora, un deshumidificador o incluso un lavavajillas. Pero nadie puede prescindir de una nevera en la casa, y cuando la actual se rompe o necesita ser reemplazada, se debe actuar rápidamente para conservar los alimentos por más tiempo.

La gran variedad de modelos y características disponibles en el mercado hoy en día hace que el proceso de selección y compra sea más difícil de lo esperado. Comprar nevera puede resultar aburrido porque, desde afuera, muchos modelos pueden verse exactamente iguales, por lo que debemos prestar especial atención a sus especificaciones. En general, puede valer la pena invertir más para comprar modelos más eficientes y así ahorrar en la factura de la luz a largo plazo.

En la tienda online de Klarstein puede encontrar diferentes tipos de ofertas en neveras. ¿Buscas un congelador pequeño o una nevera pequeña para colocar en la oficina o quizás en el garaje para tener siempre a mano una bebida refrescante? ¿Necesitas espacio adicional para almacenar tu comida y estás buscando comprar un congelador? ¿O simplemente es hora de reemplazar el frigorífico empotrado de la cocina y está buscando un frigorífico con congelador grande y eficiente? Inspírate con la elegancia y funcionalidad de nuestros modelos. Pero primero, sigue leyendo para conocer los aspectos principales a considerar al comprar tu nevera y tomar la decisión correcta.

Elije el tamaño correcto de tu frigorífico

Puede parecer una obviedad, pero a veces compras un frigorífico con más capacidad de la que tienes en casa, sin darte cuenta de que no cabe en la cocina o de que los instaladores no pueden entregarlo porque no cabe en el ascensor o en la escalera. Por ello, antes de iniciar la búsqueda de tu nuevo frigorífico, lo mejor es realizar las medidas del espacio de la cocina en el que se instalará y las vías de acceso al mismo.

Los frigoríficos tienen una medida estándar de ancho y profundidad máxima, pero existen diferentes tipos de neveras y cada uno de estos tamaños tiene una medida diferente tanto en ancho como en profundidad, por lo que siempre vale la pena tener en cuenta estas medidas. Otro aspecto que puede variar es la altura del frigorífico. Si dispones de armarios o cualquier otro elemento que pueda dificultar la instalación del aparato, debes tenerlo en cuenta a la hora de elegir su altura, a fin de evitar sorpresas desagradables.

También debe tenerse en cuenta la ubicación del frigorífico. Es recomendable alejarlo de fuentes de calor como el horno o los radiadores, ya que este calor externo adicional puede afectar su rendimiento.

Los principales tipos de neveras

Una vez que hayas anotado cuidadosamente las medidas, el siguiente paso es averiguar qué tipo de nevera se adapta mejor a tus necesidades. Aparte de las versiones especiales que representan las mini neveras y neveras de bebidas, el modelo más conocido y más común es sin duda el tipo combi, pero vale la pena considerar otras opciones que ofrecen alternativas interesantes. A continuación, se muestran algunos modelos de neveras pequeñas que pueden ser más adecuadas para tus necesidades:

  • Frigorífico pequeño 1 puerta: es ideal para espacios reducidos gracias a sus dimensiones compactas de 90 cm (para instalar bajo encimera a modo de lavavajillas) y 170 cm de altura. Tiene una sola puerta y el congelador, si está equipado, está ubicado en un compartimiento interno aislado, pero no es muy eficiente para congelar alimentos.

  • Nevera de dos puertas: al igual que el tipo anterior, este frigorífico combinado tiene un tamaño más pequeño, pero en este caso el congelador está aislado en la parte superior del frigorífico y separado en varias puertas para que abrir el frigorífico no afecte la temperatura del congelador. Es una opción económica para segundas residencias, para uso esporádico o para uso individual.

  • Frigorífico combinado: es el formato más común, donde el congelador y el frigorífico están separados y el congelador se ubica en la parte inferior. Sus dimensiones van desde los 170 cm hasta algo más de 200 cm de altura.

  • Frigorífico americano: es uno de los modelos más voluminosos, no tanto en altura, sino en ancho y profundidad. Las neveras americanas dividen el espacio verticalmente con acceso desde dos puertas, una con el compartimento congelador y la otra con el compartimento frigorífico.

  • Nevera de puertas francesas: se podría decir que es un híbrido entre un frigorífico americano y un combi. Del frigorífico americano conserva el volumen y la apertura de dos puertas de la zona de refrigeración, mientras que del frigorífico combinado adopta la distribución del compartimento congelador por separado en dos o tres grandes cajones exteriores. Esto no solo permite aislar las diferentes zonas frías, sino también mantener mejor la temperatura del congelador porque no es necesario abrir todo el congelador para buscar algo, pudiendo abrir los cajones de forma independiente.

  • Nevera de 4 puertas: estos frigoríficos de gran formato mantienen una capacidad similar a los tipos americano y francés, pero el área del congelador está separada en la parte inferior y se accede por una puerta doble tanto para el congelador como para el frigorífico. Esta es una solución perfecta para cocinas que no son muy amplias porque reduce el espacio necesario frente al frigorífico para abrir las puertas.

Además de su formato, el diseño exterior también es importante. Si no quieres limitarte a los electrodomésticos tradicionales, en la galería de productos de Klarstein puedes encontrar frigorifico negro, frigorifico vintage, modelos con acabados en metal, vidrio coloreado y muchas más características. Si quieres que el frigorífico pase desapercibido en tu cocina, puedes elegir uno de nuestros modelos empotrables. Este tipo de frigorífico permite una mejor integración con el mobiliario de tu cocina, quedando oculto detrás de un panel con el mismo acabado que el resto del mobiliario que se monta en la puerta del frigorífico.

Capacidad interna y versatilidad de la nevera congelador

¿Cuántas veces has tenido que esforzarte al máximo para encontrar un lugar en tu nevera pequeña para todos los frascos, botellas y envases de comida, como un rompecabezas, cuando vuelves de compras? Siempre hay algo que tienes que poner en el lugar equivocado porque no encaja. Aunque pueden tener determinadas medidas en el exterior, es importante considerar la capacidad interna del frigorífico, medida en litros y capaz de revelar la subdivisión del espacio interior.

En promedio, una familia de cuatro puede necesitar un refrigerador con una capacidad total de alrededor de 300 litros, incluyendo el área del refrigerador y el área del congelador. Mantener el orden dentro del frigorífico es fundamental para que el frío se distribuya de forma homogénea, por lo que contar con cajones, baldas y compartimentos específicos te ayudará a mantener bien organizado el interior del frigorífico.

El uso de baldas móviles, botelleros, compartimentos para alimentos específicos como huevos y quesos, o la presencia de cajones con control de humedad para mejorar el almacenamiento de alimentos, son algunos de los elementos que debes considerar para que el interior del frigorífico no se sature con la llegada de una sandía fresca en verano, o una voluminosa tarta de cumpleaños.

Algunos modelos, especialmente los americanos, cuentan con un dispensador de agua, hielo o hielo picado en la puerta del frigorífico, muy cómodo para conseguir un vaso de agua fresca sin tener que abrir el frigorífico y evitar así la pérdida de temperatura.

Eficiencia del frigorífico

La distribución uniforme del frío es una de las claves para mantener los alimentos frescos por más tiempo. Esto tiene un impacto directo en la billetera de los consumidores, ya que un frigorífico con un sistema de distribución más eficiente evitará que tengas que tirar alimentos. En un refrigerador sin escarcha, este sistema de distribución de frío evita la acumulación de escarcha en los congeladores o bloques de hielo en los refrigeradores.

Los sistemas de distribución de frío se han vuelto cada vez más sofisticados y van desde aquellos que explotan las leyes de la termodinámica para colocar ventiladores o ranuras de ventilación en posiciones estratégicas, hasta aquellos que utilizan un sistema de cámaras capaz de reconocer el tipo de alimento en cada zona, cambiando el flujo de aire frío para mantener la temperatura ideal en esa zona. Estos sofisticados sistemas también pueden incluir filtros de carbón activado desodorizantes que purifican el aire dentro del refrigerador y absorben los malos olores.

El nivel de ruido de una nevera pequeña

El frigorífico estará en funcionamiento las 24 horas del día, los 365 días del año, por lo que un modelo ruidoso corre el riesgo de convertirse en una auténtica tortura. Se considera que un nivel de ruido aceptable está por debajo de 50 dB, el equivalente aproximado de una conversación tranquila.

Los frigoríficos se están volviendo más silenciosos, pero todavía no pueden evitar generar una cierta cantidad de ruido. El motor, los ventiladores e incluso la expansión de los materiales hacen casi inevitable que el frigorífico genere ruido, pero lo importante es que no molesta. La mayoría de los refrigeradores de gama media y alta en la actualidad no superan los 40 dB por mucho, lo cual se nota si estás al lado del electrodoméstico, pero prácticamente inaudible si te alejas un par de metros. Los frigoríficos más avanzados incluso pueden modular la velocidad del motor para mantener niveles más bajos de ruido y consumo.

La eficiencia energética del frigorífico

El frigorífico, a diferencia de otros electrodomésticos de cocina, es uno de los pocos electrodomésticos que, desde el momento de su instalación, no deja de funcionar durante toda su vida útil, y es responsable de alrededor del 30% del consumo eléctrico mensual de una familia. Por eso es importante asegurarse de comprar nevera de bajo consumo para que su consumo de electricidad no se dispare.

Existe una normativa europea que obliga a los fabricantes a etiquetar todos sus productos con etiqueta energética en una etiqueta informativa que proporcione al usuario toda la información técnica sobre consumo, ruido y una clasificación basada en una escala de eficiencia energética. La clasificación de eficiencia energética utiliza un sistema de letras en el que los más eficientes serían los de clase A +++ y los de mayor consumo energético serían los de clase G. Esta etiqueta energética se mantiene visible en los electrodomésticos expuestos en las tiendas, o en el detalle página del frigorífico en su variante online.

El ahorro en el consumo de electricidad proporcionado por los frigoríficos más eficientes significa que, en un plazo de dos a tres años, el sobrecoste inicial se amortizará con el ahorro en la factura de la luz. En definitiva, te recomendamos que siempre optes por un frigorífico que sea tan eficiente energéticamente como te lo permita tu presupuesto. Durante la vida útil de tu nevera, ahorrarás varios cientos de euros en tu factura.

Hacia arriba