Purificador de aire: para respirar siempre mejor

Entre el hogar y el trabajo, el 90% del aire que respiramos todos los días se encuentra dentro de cuatro paredes, y al contrario de lo que normalmente se piensa, muchas veces en el interior estamos expuestos a una mayor cantidad de contaminantes que en el exterior. Por todas partes se encuentran compuestos químicos nocivos para la salud, pero también partículas, mohos, bacterias, gérmenes, virus y suciedad de diversos tipos, pero mientras en el exterior son dispersados ​​por el viento, en un ambiente cerrado permanecen suspendidos y pueden ser nocivos para salud.

Un purificador de aire se convierte así en un dispositivo imprescindible en los casos en los que no sea posible una buena circulación de aire, ya que gracias a los filtros con los que está equipado es capaz de eliminar la mayoría de los contaminantes potenciales, facilitando la vida de quienes padecen asma o problemas de alergia y, más en general, permitir que todos respiren un aire saludable. Si aún no conoces los beneficios y ventajas de este tipo de los purificadores de aire y padeces problemas respiratorios, a continuación encontrarás alguna información básica para entender cómo funciona un purificador de aire y cuáles son los diferentes tipos en el mercado, para elegir la solución que mejor se adapte a tus necesidades y que siempre garantice un entorno hogareño limpio y saludable.

¿Para qué se utilizan los purificadores de aire?

Además de limpiar el aire, los purificadores de aire aumentan el confort térmico de un ambiente, y se recomienda su uso en cualquier hogar donde vivan o pasen mucho tiempo personas mayores, bebés, niños o personas con asma y alergias. Su principio de funcionamiento lo convierte en un dispositivo ideal para uso conjunto con aires acondicionados y climatizadores evaporativos, ya que reduce algunos de los efectos nocivos no deseados causados ​​por estos sistemas de aire acondicionado. Cuando se intenta combatir el calor y alcanzar temperaturas entre 19 y 23 grados, se crean las condiciones para la aparición de ácaros de polvo, hongos, virus y bacterias. Aquí es donde entra en juego el purificador de aire, haciendo que el aire de una habitación o de una casa vuelva a ser ideal para que lo respiren los que allí habitan.

¿Como funciona un purificador de aire con filtro hepa?

El purificador de aire con filtro hepa funciona conectándolo a una toma de aire eléctrica, tiene la forma de un sofisticado ventilador portátil y está equipado con un ventilador; éste, una vez activado, crea un flujo de aire y lo transporta a través de su filtro hepa, donde se eliminan las impurezas y luego se vuelve a poner en circulación el aire purificado. En el interior de los purificadores de aire hay varias placas filtrantes, cada una con un funcionamiento independiente, con filtros específicos que gestionan las diferentes fases de limpieza del aire, eliminando las principales impurezas:

  • filtro elettrostatico antipolvere: su función es atrapar los componentes nocivos del aire y bloquear especialmente las partículas de polvo.
  • Filtro de carbón activado: este material poroso es capaz de atrapar pequeñas partículas biológicas, mediante un proceso químico en el que el filtro convierte las partículas de gas en sólidos y las retiene. Esta tecnología es particularmente eficaz para combatir los olores desagradables, como el humo del cigarrillo.
  • Filtro HEPA: el filtro ultrafino denominado HEPA (High Efficency Particulate Air) se basa en una malla compuesta por hilos de fibra de vidrio, que actúa atrapando bacterias, gérmenes, ayudando a minimizar los problemas de asma y alergias, ya que es capaz de captar el 99,7% de partículas de hasta 0,3 micrones de tamaño. Por tanto, es el tipo más eficaz y el más utilizado como purificador de aire covid.

Ionizador de aire y ozonizador

Algunos purificadores aire profesionales, además del sistema de purificación a base de filtros, también funcionan como ionizadores, emitiendo partículas cargadas eléctricamente que mejoran la calidad del aire y proporcionan una sensación de frescor particularmente agradable. El funcionamiento se basa en el principio de atracción electrostática entre partículas con diferentes cargas eléctricas. Dado que el polvo, las bacterias y, en general, todos los contaminantes presentes en el aire tienen carga positiva, el ionizador emite iones negativos a los que se unen estas partículas: cada vez más pesadas, las partículas acaban cayendo sobre las superficies de la casa o la tierra, y al final se pueden quitar fácilmente con un paño o trapo.

El uso de un ionizador de aire es suficiente para una habitación de tamaño mediano, y para lograr el efecto deseado en toda la casa será necesario colocarlo en cada habitación de vez en cuando. Para que la acción de un ionizador sea verdaderamente efectiva, luego de haber ventilado la habitación, es necesario cerrar puertas y ventanas y operar el dispositivo, el cual emitirá iones de manera automática y en períodos específicos, alternando con otros de reposo; de esta forma, al poco tiempo se hará evidente la mejora de la sensación de frescor.

El ozonizador es otra característica adicional presente en los purificadores de aire profesionales y mejora la calidad del aire al generar gas ozono a partir de la electricidad generada en un circuito. La emisión de este gas se traduce en una desinfección del aire, favoreciendo la neutralización de los olores ambientales y un aumento de la cantidad de oxígeno. La gran ventaja del ozonizador es su capacidad para lograr la desinfección sin generar ningún desperdicio.

Principales diferencias entre los sistemas de purificación de aire

Una vez que haya explicado cómo funciona cada dispositivo, es más fácil comprender sus especificidades. El purificador de aire elimina la suciedad ambiental a través de medios mecánicos (filtros), el ozonizador utiliza un gas (ozono) mientras que el ionizador se basa en un principio electrostático para lograr el mismo resultado. La forma en que se eliminan las partículas del aire también es diferente: el ionizador las elimina haciéndolas caer, el depurador las atrae atrapándolas en sus filtros, mientras que el ozonizador las desintegra gracias a su efecto desinfectante. Otra diferencia entre los tres sistemas radica en la emisión o no de sustancias. El ozonizador emite una sustancia específica, como el gas ozono, que puede ser perjudicial para la salud. En cambio, el ionizador emite iones negativos, que no puede considerarse una sustancia en sí misma. La ventaja del depurador, en comparación con los otros dos dispositivos, es que no produce emisiones.

Dicho esto, aunque la operación se basa en la capacidad de atrapar físicamente la suciedad en los filtros, los purificadores de aire profesionales modernos a menudo ofrecen la función de ionización y / o ozonización, y cuando se activan permiten seleccionar un sistema específico o se pueden utilizar en modo combinado.

¿Por qué comprar un purificador de aire?

El mejor purificador de aire te ofrece una serie de beneficios que tienen como resultado un impacto positivo en tu salud y la de tu familia a corto y largo plazo. Resumamos brevemente:

  • Mejor calidad del aire: en ambientes que permanecen cerrados durante mucho tiempo, contaminantes como: moho, bacterias, virus, alérgenos de origen animal y el restos de insectos, permanecen fácilmente suspendidos en el aire. Un purificador de aire elimina estos alérgenos, mejorando la calidad del aire.
  • Salud respiratoria: la eliminación de contaminantes del aire ayuda a las personas que padecen problemas respiratorios relacionados con el asma y alergias, como rinitis y sinusitis, permitiéndoles respirar mejor en casa.
  • Eliminación de olores: al filtrar y reintroducir aire limpio en un ambiente cerrado, el purificador de aire ayuda a combatir eficazmente los olores desagradables, como el del tabaco.
  • Ambiente fresco: una habitación con intercambio de aire frecuente se mantiene más fresca y agradable.
Hacia arriba