Humidificadores

VapoAir Opal Humidificador Inteligente Control de App Pantalla LED Control Remoto
VapoAir Opal Humidificador Inteligente Humidificador de aire 5 Liter 2,5 kg Negro
95,99 €
VapoAir humidificador ionizador 350ml/h 5,5l tanque aroma mando a distancia
VapoAir Humidificador de aire Humidificador de aire 2,8 kg Negro
79,99 €
Klarstein VapoAir Opal Humidificador de aire Display LED táctil Mando a distancia Negro/Antracita
VapoAir Opal Humidificador de aire Humidificador de aire 5 Liter 2,5 kg Negro
69,99 €
Monaco Humidificador digital negro Producto Testeado
Monaco Humidificador Negro 1,9 kg Humidificador de aire
103,99 €

Humidificadores Klarstein: respira bien, con estilo

Te preguntas, ¿para qué sirve un humidificador? Cuando el aire en la casa es demasiado seco, no solo se pueden dañar los pisos y muebles de madera, sino que también pueden ocurrir problemas respiratorios. Los humidificadores ayudan a restaurar el nivel de humedad correcto cuando llega el clima frío y el aire de su hogar se seca. Respirar aire "seco" no es bueno para la salud: puede provocar sequedad de garganta, congestión nasal, tos, deshidratación de la piel y enrojecimiento de los ojos. Por tanto, es necesario restablecer el nivel ideal de humedad.

Un humidificador de habitación es un dispositivo simple que puede devolver el nivel de humedad a niveles óptimos, manteniendo un nivel mínimo de al menos el 40%. La gama de humidificadores a la venta que encontrarás en la tienda de Klarstein se caracteriza por un silencio extremo, eficiencia y un diseño agradable, con varias opciones diseñadas para integrarse en las estancias de tu hogar. Sigue leyendo para saber cómo funcionan los humidificadores y qué debes saber antes de comprar, y una vez que hayas elegido tu modelo, cómpralo fácilmente online, aprovechando nuestras ofertas, con garantía de devolución y sin gastos de envío.

Principales tipos de humidificadores

Hay tres tipos de humidificadores, según su funcionamiento:

  • Humidificador evaporativo: se coloca una bandeja con agua al lado o encima de los radiadores. Entonces, la evaporación tiene lugar de forma natural. La cantidad de humedad liberada es limitada y no ajustable.

  • Humidificadores de vapor caliente: el agua se calienta hasta el punto de ebullición y luego se libera al aire. Son bastante ruidosos y propensos a la acumulación de cal, por lo que deben limpiarse periódicamente.

  • Humidificadores ultrasónicos: el ultrasonido 'golpea' el agua, creando vibraciones que la convierten en una neblina de vapor frío. Estos humidificadores son más silenciosos que los humidificadores de vapor caliente, permiten una mejor regulación del flujo de vapor y consumen menos energía.

Un humidificador con vapor frío se basa en la evaporación natural y tiene un filtro absorbente que está impregnado de agua. Se sopla aire seco sobre esto y luego se difunde en el aire. El principal problema de este sistema es que vierte impurezas en el medio ambiente. En el caso del humidificador de vapor caliente, el agua se lleva a ebullición, por lo que el vapor es saludable, libre de bacterias. Hay que decir que estos humidificadores son más ruidosos que los de vapor frío.

Los dispositivos más silenciosos son los humidificadores ultrasónicos: son muy adecuados para las habitaciones de los niños y como humidificador para el bebé, pero veamos cómo funcionan. Las ondas sonoras de alta frecuencia generan vibraciones en una membrana metálica que separa el agua en gotitas; estos se liberan al aire a través de un sistema de ventilación. El principal problema aquí es la cal, que requiere una limpieza constante. El humidificador ultravioleta destruye los microbios con luz ultravioleta. Este tipo de dispositivo está disponible con vapor frío o caliente. Es muy importante recordar con estos humidificadores, cambiar la lámpara después de unos meses.

Encuentra el humidificador perfecto para ti

Tamaño: algunos humidificadores son voluminosos

Recomendamos elegir un humidificador que pese alrededor de 2-3 kilos. Si es demasiado ligero (menos de un kilo), puede resultar un poco inestable y poco duradero, y si es un modelo pesado (más de 5 kilos), puede resultar incómodo de mover y voluminoso.

Presta atención a la posición: no puedes pegar tu humidificador en un mueble, como un estante de libros y tienes que dejar algo de espacio a su alrededor para evitar el sobrecalentamiento del motor y facilitar su llenado. Cuanta más agua contenga, más grande será. Para una habitación de 10 a 15 metros cuadrados, un tanque de 3 litros es suficiente. Sin embargo, en general, incluso los tanques más pequeños brindan suficiente autonomía para vaporizar toda la noche, por ejemplo, dependiendo de cómo esté configurado el chorro de vapor. Por razones de higiene, es mejor utilizar dispositivos con un tanque que no sea demasiado grande: ten especial cuidado, porque si eliges un humidificador caliente, el consumo de agua será mayor porque generalmente tienen un ajuste de chorro menos "fino".

Atención a la higiene

Si no cambias el agua con frecuencia, puede producirse la formación de bacterias que pueden propagarse en el medio ambiente. Para evitar la contaminación, el humidificador debe limpiarse con frecuencia y solo debe usarse agua del grifo. Los humidificadores de vapor caliente esterilizan sus componentes internos mientras funcionan, matando así todas las bacterias. Presta atención a las paredes frías: el vapor de agua se condensa cuando encuentra una, y si la humedad es demasiado alta, se puede formar moho. Este fenómeno es generalmente más pronunciado si se utilizan humidificadores de vapor caliente porque el flujo es menos ajustable y la diferencia de temperatura con la de las paredes es mayor.

Controles y accesorios: su humidificador debe ser fácil de usar

Los humidificadores más simples solo tienen un botón de encendido / apagado. Otros pueden tener una función que te permita controlar el nivel de humedad en la habitación: una vez que se alcanza el nivel ideal, el aparato deja de funcionar. También puedes encontrar un control de temporizador, que es muy útil para poner en marcha el aparato unas horas antes de volver a casa. Sin embargo, ten cuidado con la cantidad de agua que dejas en el tanque: si hay demasiada agua y se estanca, se pueden desarrollar bacterias y moho; o si es muy poco, se agota y el aparato sigue funcionando, provocando que el motor se sobrecaliente y desperdicie electricidad.

Nuestro consejo es que utilizes su humidificador solo cuando estés en casa; de lo contrario, elije uno con función de apagado automático cuando no haya más agua. El humidificador podría estar equipado con un filtro HEPA, como el que se encuentra en la mayoría de los aspiradores, que atrapa el polvo, y con una bandeja para las esencias, que es mejor evitarlas porque pueden ser alergénicas e irritantes.

Encontrar el mejor humidificador: ¿y el consumo?

humidificador ultrasonico

Estos dispositivos no consumen mucha energía. El número de vatios se indica en el embalaje o en el aparato, y va desde un mínimo de 20 vatios hasta un máximo de 700 vatios. La diferencia radica en el tipo de humidificador: los humidificadores de vapor caliente tienen un elemento calefactor que se calienta y, por lo tanto, absorbe más energía que los humidificadores ultrasónicos. Sin embargo, lo que está afectando el consumo son los diversos accesorios como la pantalla, el temporizador y el modo de espera, y aún así, es mínimo.

Después de realizar una simulación, decimos esto: hemos asumido un uso intensivo, ocho horas al día durante tres meses, y el costo de la energía de un aparato de 100 W es en promedio de 3 euros por mes. El envase también indica la cantidad de vapor que proporciona el dispositivo, es decir, el grado de atomización. Esto se indica en ml / h (hora) o g / h. Los aparatos en el mercado varían ampliamente: pueden proporcionar un grado de vapor que va desde 10 hasta casi 500 g / h. Recomendamos elegir un modelo con 100-200 g / h, que sea adecuado para una habitación promedio.

Establezca las temperaturas adecuadas con los humidificadores Klarstein

La primera recomendación para lograr el mejor resultado es no olvidar nunca ventilar las habitaciones, abriendo las ventanas al menos diez minutos todos los días. Es igualmente importante mantener la temperatura en cada habitación a un nivel adecuado. Por ejemplo, en el dormitorio, la temperatura debe estar entre 16-18 °C, en la sala de estar entre 18-20 °C. Sin embargo, si esto no es suficiente, puedes usar la clásica bandeja llena de agua para cada radiador para aumentar la humedad, que es una solución barata y efectiva, y si aún no es suficiente, adquirir un humidificador.

Como regla general, puedes utilizar los siguientes niveles de temperatura:

  • En los dormitorios la temperatura debe estar entre 16 y 18 grados.

  • La sala de estar y el estudio nunca deben exceder los 20 grados o caer por debajo de los 18 grados.

  • Un rango entre 16 y 18 grados es la temperatura ideal para la cocina.

  • En el baño la temperatura nunca debe superar los 22 grados.


Descubre los electrodomésticos Klarstein que te ayudan a mejorar la calidad del aire:

Hacia arriba