Bienvenido mundo de la cerveza de Klarstein

El arte de hacer cerveza en casa

Aquí se está cociendo algo: ganas de experimentar, elaborar y, por supuesto, disfrutar. Y es que la cerveza casera puede ser mucho mejor que la cerveza estándar. Con Klarstein, el antiguo arte de la elaboración de la cerveza, con sus humildes orígenes en los monasterios medievales, dejará de ser un secreto para ti y podrás
hacer cerveza artesana directamente en casa. En nuestro apartado dedicado al mundo de la cerveza aprenderás todo sobre su elaboración, los diferentes tipos, los ingredientes y muchas otras cosas que te inspirarán para la producción de tu propia cerveza.

El proceso de elaboración de la cerveza

El proceso de elaboración de la cerveza

Amantes de la cerveza artesana

Los verdaderos amantes de la cerveza deberían poder disfrutar del placer de beber cerveza elaborada en casa. Con la máquina de destilación adecuada, la producción de cerveza no es tan difícil. Pero, ¿cómo empezar, qué se necesita y qué debe tenerse en cuenta? En nuestra guía de elaboración podrás encontrar los consejos básicos para principiantes.

Elabora tu propia cerveza

Más productos relacionados con la cerveza

¿Quieres hacer tu propia cerveza artesana y tienes preguntas? Tenemos todos los temas importantes en torno al proceso de elaboración de cerveza resumidos en nuestra sección de preguntas frecuentes.

Más información

¡Una birra!

La guía de Klarstein para elaborar cerveza

Desde que se te ocurre por primera vez hasta el último sorbo de la botella, hay muchas cosas que se deben tener en cuenta a la hora de elaborar tu propia cerveza, pero al final, todo lo que queda es el orgullo y placer de la elaboración propia. Y es que nada sabe mejor que compartir con los amigos unas cervezas artesanas hechas en casa. En ese momento te das cuenta de que el esfuerzo y la espera han merecido la pena.

Elaboración de cerveza con productos Klarstein

¡A macerar!

Productos para la producción de cerveza artesana

El proceso de elaboración de cerveza

Preparación

Una buena planificación es un requisito previo para un proceso de elaboración exitoso. Esto incluye la elección de la receta y la cantidad, así como los ingredientes y el equipo necesarios. La base para la producción de cerveza es la receta. Las cervezas de fermentación superior, es decir, todas las del tipo Ale, pero también las cervezas de trigo, se fermentan con levaduras de fermentación superior. Las levaduras de baja fermentación se utilizan en la preparación de cervezas tipo lager, por ejemplo para la famosa pils.

La variedad de recetas es casi ilimitada. Al principio tiene sentido comprar mezclas preparadas con todos los ingredientes. Es importante comprobar si es necesario dar parte a las autoridades de tu país para la elaboración privada de cerveza artesanal.

Elaboración

En la producción tradicional de cerveza, el almidón debe primero retirarse de los granos de cereal triturados y convertirse en azúcar. Este proceso se llama maceración. Aquí, el agua y la malta se muelen y se mezclan en el recipiente. Después viene el filtrado. En este paso, el azúcar residual que todavía está en la malta se elimina por lavado y la malta extraida se separa del líquido.

El líquido, ahora llamado mosto, se hierve junto con el lúpulo durante aproximadamente una hora. Este paso también se conoce como cocción con lúpulo. Este proceso se realiza por varios motivos: los lúpulos añaden sabor, así como sustancias amargas y aromáticas, a la solución de azúcar y malta. Por su parte, el mosto se esteriliza en un tiempo de cocción de unos 60-90 minutos.

Finalmente, el mosto debe enfriarse lo más rápido posible hasta alcanzar la temperatura de maceración, para que la levadura pueda comenzar su trabajo. Aquí se recomienda precaución: es importante tener mucho cuidado con la limpieza durante el proceso de enfriado, ya que el mosto frío es altamente susceptible a la contaminación. Para evitar sabores indeseables en la cerveza, asegúrate de que el vapor emergente pueda escapar del caldero.

Fermentación

Ahora comienza la verdadera diversión ya que, durante la fermentación, la levadura hace de una sopa de pan soso y sin alegría una cerveza burbujeante y estimulante, al convertir el azúcar en alcohol y dióxido de carbono. No en vano está el dicho: "El cervecero hace el mosto y la levadura, la cerveza". Después de unos 5-7 días, la fermentación principal debería estar completa manteniendo una temperatura de 17-21°C.

Embotellado y fermentación secundaria

Antes del embotellado de la cerveza joven en botellas o barriles, las partículas de levadura restantes y otros residuos deben filtrarse. Después de eso, la cerveza se vierte en las botellas. En ese momento tiene lugar la fermentación secundaria, donde la elaboración propia obtiene sus características finales mediante el tiempo de almacenamiento y maduración, y el ácido carbónico resultante se une a la cerveza y redondear su sabor.

Durante esta última prueba de paciencia, la cerveza joven se almacena en reposo a una temperatura de 1-2°C durante varias semanas. Durante ese tiempo, la levadura se asienta, la cerveza se aclara y se estabiliza. ¡Conseguido! Mucha pasión y paciencia hacen falta para la producción de tu propia cerveza. Ya es hora de celebrar una ronda de tu cerveza artesana con tus amigos. Solo nos queda decirte: ¡salud!

¿Te ha gustado?

En nuestro apartado paso a paso encontrarás una guía para elaborar tu propia cerveza. La caldera de maceración para cerveza artesanal de Klarstein es el complemento perfecto para simplificar el proceso. Con ella, podrás realizar la producción de tu propio néctar de cebada en poco tiempo.

¡Vamos!

Haz tu propia cerveza

Conviértete en un maestro cervecero en solo 6 pasos

¿Cerveza fresca de tu propia elaboración? ¡Verás lo fácil que es! Con las calderas de maceración y los tanques de fermentación de Klarstein, hacer tu propia cerveza artesanal será un juego de niños.

Lista de accesorios e ingredientes

Para aprox. 20 litros de cerveza


  • Receta de elaboración de la cerveza
  • Agua, malta, lúpulo, levadura (según receta de elaboración)
  • Tanque de maceración (olla de cocción con capacidad de 25-30 litros)*
  • Cuba de filtrado*
  • Recipientes de cocción
  • Filtro de impurezas (paño grueso, tela de lino, pañal de tela para bebés)*
  • Olla (contenido mínimo de 10 litros)
  • Cuchara de cocina de mango largo
  • Vasos medidores
  • Termómetro*
  • Balanza

*O la caldera para elaboración de cerveza Mundschenk

Amantes de la cerveza artesana

Una vez que se han realizado todos los preparativos, se ha adquirido el equipo y se han comprado los ingredientes, nada se interpone en el camino de un proceso de elaboración de cerveza artesanal con éxito. ¡A disfrutar!

Caldera de maceración Mundschenk
Un ayudante a tu medida

Ya seas un cervecero aficionado o un artesano con experiencia, el tanque de maceración de Klarstein Mundschenk te proporciona un juego completo para la elaboración de cerveza y licores. Se pueden hervir hasta 30 litros de vigorizante néctar en su tanque de acero inoxidable. Ya sea clara u oscura, de fermentado superior o inferior, de trigo o pils. Con la caldera de maceración Mundschenk hasta los más refinados paladares cerveceros encontrarán lo que buscan.

Ver producto

Caldera de fermentación Maischfest
Lo mejor de lo mejor

¿Te gusta más la cerveza clara o la oscura? ¿el vino seco o dulce? El hervidor y fermentador Maischfest convierte el mosto de grano en una cerveza deliciosa y el zumo de fruta en un fantástico vino. Así podrás satisfacer todos los gustos. Hasta 25 litros pueden fermentar tranquilamente en esta gran caldera de acero inoxidable.

Ver producto

Instrucciones

Aquí te explicamos cómo elaborar cerveza casera

Con el modelo Mundschenk puedes elaborar casi todos los tipos de cerveza. Para ello es necesaria una correcta utilización del tanque. Es mejor familiarizarse con el dispositivo de antemano.

Antes de utilizar la caldera de preparación, esta debe limpiarse a fondo. Para eso, llena el tanque con aproximadamente 20 litros de agua y un detergente adecuado. A continuación, enciende la caldera a unos 60°C durante una media hora. Después, enjuaga el dispositivo incluyendo todos los tubos con agua fresca. Así el hervidor de cerveza estará listo para ser utilizado y empezar la elaboración de tu cerveza artesana.

Macerar

Primero coloca la rejilla en tu caldero y llena el dispositivo con la cantidad necesaria de agua. Después calienta el agua a 66-68°C, pon el grano en el recipiente correspondiente y remueve bien. Programa el primer paso en el sistema de maceración en el menú que aparece en la pantalla y ya te puedes relajar para observar el proceso. Tan pronto como se alcance la temperatura correcta, la bomba de circulación comienza a funcionar y regula el flujo. El proceso de maceración termina después de aproximadamente una hora y media: ¡aquí tienes el mosto!

Filtrar

El refinado se lleva a cabo a través de la llave de desagüe. Para esto necesitas un cubo grande adicional. Lo debes colocar debajo de la llave de desagüe y dejar que el mosto se filtre y fluya en el cubo. Este proceso puede durar hasta 30 minutos.

Cocer

Ahora es el momento de hervir el mosto: para eso, calienta el aparato hasta alcanzar la temperatura de ebullición y añade a tu receta los ingredientes que faltaban en el momento adecuado. Dependiendo de la receta, el tiempo de cocción es de 60-90 minutos. Ya que se crean vapores caliente durante la cocción, es importante que estos vapores pueda escapar de la caldera. De esta manera evitarás sabores desagradables en la cerveza.

Enfriar

15 minutos antes de finalizar del proceso de cocción, introduce el serpentín de enfriamiento para esterilizarlo. Los tubos o mangueras para el serpentín de enfriamiento no están incluidos y deben comprarse por separado. Cuando haya pasado el tiempo correspondiente, podrás enfriar el mosto hasta los 20°C con la ayuda de la espiral de enfriamiento. A continuación, puedes verter el líquido a través de la llave de drenaje de la parte delantera de la caldera en un recipiente de fermentación. Para esto te recomendamos el uso del recipiente de fermentación Maischfest Fermenter.

Fermentación

Ahora llega lo más divertido, ya que con la adición de la levadura podrás convertir una sopa de pan soso en una deliciosa cerveza de degustación. No te olvides de revolver o agitar bien el brebaje después de añadir la levadura: ¡para llevar a cabo su trabajo la levadura necesita absorber oxígeno! Para que durante la fermentación no se creen subproductos no deseados, esta debe realizarse en un ambiente controlado y templado. En el tanque de fermentación Maischfest puedes fermentar hasta 25 litros con total tranquilidad.

Embotellado

Dependiendo de la cerveza, la ocasión y tus preferencias a la hora de beber, tú decides cómo es la segunda fermentación de tu cerveza y cómo es el almacenaje. Una IPA imperial seguramente tolera unas pocas semanas más de tiempo de almacenamiento que una Pale Ale más ligera. Una fuerte Stout puede esperar mucho tiempo para ser degustada, una pils sabe mejor fresca. La cerveza joven se embotella a través de una manguera o tubo de llenado que se coloca en el grifo de drenaje del recipiente de cerveza.
El tubo o manguerita debe llegar hasta la base de la botella para rellenarla con cuidado todo lo que sea posible. ¡Lo has conseguido! Disfruta de tu cerveza al 100% artesana: ¡salud!

¡A disfrutar!

Impresiona con un poco de historia cervecera

Levadura, lúpulo, malta y agua: hay cuatro ingredientes a partir de los cuales se elabora la cerveza de acuerdo con la Ley de Pureza alemana. Sin embargo, no todas las cervezas son iguales y las características típicas de cada variedad se forman a partir de las diferentes formas de producción de cerveza. La distinción se hace en dos subclases principales: la cerveza de fermentación superior y la de fermentación baja. Pero, ¿cuál es la diferencia?

Tipos de cerveza: ¡la diferencia está en la levadura!

Cerveza de fermentación superior: fermentar a temperatura ambiente

La distinción en la producción de cerveza se refiere a los cultivos de levadura utilizados en su elaboración. Las levaduras de alta fermentación funcionan mejor en temperaturas cálidas de 15-20°C y se asientan en la parte superior de la cerveza joven durante la fermentación. En términos de sabor, estas cervezas son percibidas como más aromáticas, con cuerpo y afrutadas.

  • Representantes más famosas: tipo Ale, Berliner Weisse, Kölsch, cerveza de trigo
  • Contenido de alcohol: 3% vol.
  • Densidad inicial del mosto: 7,5 a 32° Plato
  • Fermentada a unos 18-25°C.

Cerveza de fermentación baja: mantener la cabeza fría

Una cerveza de fermentación inferior o fermentada en el fondo se denomina cuando la levadura se asienta en el fondo del recipiente de fermentación durante el proceso de elaboración. Hasta hace 150 años, esta producción solo era posible en invierno, porque a la levadura de fermentación baja le gusta el frío. Con la invención del enfriador en 1876, se logró la producción de cervezas de fermentación baja durante todo el año. Como regla general, estas son más duraderas, tienen un mayor contenido de alcohol y más densidad original.

  • Representantes más famosas: Helles, amber, Lager, Pils
  • Contenido de alcohol: de 4,5% vol.
  • Densidad original del mosto: 10 a 12° Plato
  • Fermentada a unos 4-9°C.

Variedad de cervezas alemanas

Estas cervezas son las más populares en Alemania

Cervezas de fermentación alta

Pale Ale

Esta cerveza clara británica es relativamente seca, y amarga con fuerte sabor a lúpulo y un bajo contenido en alcohol. Suelen ser densas y de color con tonos ambar.

Berliner Weiße

Un refrigerio muy popular en los días de verano, ya que son las más refrescantes entre las cervezas de trigo. Se le suele poner un chorro de sirope de frambuesa o menta. Eso sí, ¡también está buena sin echarle sirope!

Kölsch

¡Se adapta a cada ocasión! Esta rubia rojiza es una especialidad de Colonia muy aclamada. Su suave sabor afrutado y su modesto contenido en alcohol hacen que resulte ligera y fácil de beber.

Cerveza de trigo

La bebida tradicional que se ha convertido en los últimos años en una cerveza de moda, especialmente para aquellos que aprecian su sabor especiado. Su típico aroma a plátano es un producto que resulta del proceso de fermentación.

Cervezas de fermentación baja

Helles

La cerveza todoterreno que gusta a todo el mundo y no falta en ninguna fiesta. Está cerveza clara tiene un sabor ligeramente dulce y malteado que resulta muy refrescante en días cálidos.

Märzen

En sus orígenes se fabricaba en el último mes de la temporada fría. Lleva su tradición cervecera incluso en el nombre (marzo) y gracias a su suave malteado y sus dulces aromas la cerveza estilo Viena se ha convertido a lo largo de los años en un tipo muy popular de cerveza en todo el mundo.

Pils

La cerveza Pilsner, pils para abreviar, es la variedad más popular entre los amantes de la cerveza alemana. Esta cerveza de color dorado es suave, tiene más sabor a lúpulo y es mucho más amarga que otras cervezas.

Cerveza negra

La mayor característica de esta cerveza es, como el nombre indica, su profundo color oscuro. Su dulce encanto unido a su típico sabor tostado son responsables de su creciente popularidad. Se disfruta mejor de esta cerveza en una jarra típica.

Nuestros productos más vendidos

Preguntas frecuentes del
aficionado a la cerveza

Preguntas frecuentes sobre la elaboración de cerveza

¿Quieres hacer tu propia cerveza artesana y tienes dudas? Resumimos los temas más importantes relacionados con el proceso de elaboración de la cerveza de un vistazo.

Se da por hecho que las personas han estado elaborando cerveza desde que comen cereales. La masa de pan fermentada fue probablemente la fuente de lo que ahora llamamos cerveza. Sin embargo, el gran arte de la elaboración de cerveza, que se acerca más al proceso actual, fue desarrollado en la Edad Media por monjes y monjas que querían crear una bebida sabrosa como acompañamiento de sus comidas.

En España, si la producción es para uso privado no es necesario reportarlo al organismo competente. En el caso de que se quiera realizar para eventos o fiestas públicas será necesario dar parte a sanidad previamente para aprobar su utilización.

Para convertir tu casa en tu propia cervecería artesanal solo necesitas algunas herramientas o el equipo de elaboración de cerveza de nuestra tienda. Además, se necesitan ingredientes como el lúpulo y la levadura. La información exacta se toma mejor de la receta. Finalmente, la cerveza se embotella para fermentar así que debes tener en casa algunas botellas vacías listas. Lo más importante con lo que debes contar es tiempo y paciencia, porque las cosas buenas, como bien sabes, llevan su tiempo.

Sin estrés ni prisas: ¡la cerveza lleva su tiempo! Solamente el proceso de macerado, filtrado y cocción puede llevar hasta 8 horas. Luego se tiene que calcular el tiempo de fermentación en las botellas. Esto puede llevar unas 2-3 semanas. Para un resultado apetecible, debes contar con aproximadamente de cuatro a seis semanas.

Lúpulo, levadura y malta son los ingredientes más importantes en la producción de cerveza. Para asegurarte de que tu cerveza sepa bien, es importante elegir ingredientes de alta calidad. Por lo tanto, presta atención a los ingredientes de elaboración de cerveza seleccionados y te recomendamos que los compres en una tienda especializada.

Puede haber varias razones para esto. Las causas más comunes son una receta incorrecta o un porcentaje demasiado alto de dióxido de carbono. La cerveza se ha carbonatado demasiado y pierde su aroma.

Una posible razón para esto puede ser una fermentación secundaria defectuosa. En este caso, es mejor sacar las botellas del refrigerador y dejarlas fermentar a temperatura ambiente durante otros siete días.

Una razón puede ser que la botella estuviera sucia, con una fina película de grasa en la superficie. Pero, en general, es porque la cerveza tiene muy poco dióxido de carbono.

Este es probablemente un problema con el que se encuentre cualquier cervecero aficionado en el transcurso de su carrera. Aquí, desafortunadamente, no hay nada que hacer. Si la cerveza está agria, se acabó. En la mayoría de los casos, esto puede deberse a la contaminación debida a una mala higiene durante la elaboración de la cerveza.

Depende de varios factores que influyen y que pueden necesitar diferentes periodos de tiempo. Lo más importante aquí es darle tiempo a la cerveza para fermentar. Como regla general, se debe tener en cuenta que la fermentación se completa tan pronto como el valor medido permanece constante durante tres días.

Esto tiene que ser así, ya que la espuma es un subproducto de la levadura. Y no te preocupes, esta espuma desaparecerá prácticamente al final de la fermentación principal.

La causa más probable es una baja temperatura exterior (inferior a 18-22°C). Puedes remediarlo subiendo la calefacción o dejando entrar aire caliente en la habitación. Otra causa puede ser la adición insuficiente de levadura. En este caso se necesita paciencia, porque el proceso de fermentación llevará unos días más.

¡Unos utensilios limpios son tan indispensables en el proceso de elaboración de cerveza como el lúpulo y la malta! Para asegurarte de que la cerveza dure más tiempo y no se eche a perder, los accesorios deben limpiarse con un producto desinfectante. Debes dejarlo en remojo durante una hora, después debes enjuagar bien la cuba y ya estará lista para comenzar.

Después de colocar la cerveza terminada en el frigorífico, puede almacenarse aquí hasta 12 semanas. Sin embargo, esto requiere que hayas trabajado correctamente. El almacenamiento a temperatura ambiente acorta la vida útil a 8 semanas.

Hacia arriba